Date
Text Date: 

2006

Este informe es el producto de un ejercicio de seis semanas para evaluar el esfuerzo programático nacional hacia la niñez afectada por el VIH/SIDA en cinco países de Centro América, así como la percepción de los aliados locales e internacionales en esos países sobre las prioridades para acciones futuras a favor de esta niñez.

 

El estudio fue conducido por el Equipo de VIH/SIDA de UNICEF TACRO (La Oficina Regional para Las Americas y el Caribe, por sus siglas en Inglés), y se enfocó en un amplio rango de aspectos relacionados a la niñez en el contexto del VIH/SIDA y que incluyen la prevención de la transmisión materno infantil (PTMI); tratamiento del SIDA pediátrico (SP); apoyo médico y social a los padres que viven con VIH/SIDA; actividades orientadas al cambio de comportamiento entre adolescentes; acceso a servicios sociales (atención de salud, educación y servicios de protección); planeación de actividades para niñez huérfana ó vulnerabilizada por VIH/SIDA (NHV); programas de monitoría y evaluación para esos y esas niñas y; movilización de recursos para los y las niñas afectadas por VIH/SIDA.

Methodologies: 
El ejercicio no buscó hacer un análisis estadístico, sino ofrecer la oportunidad a los distintos aliados locales e internacionales para que evalúen sus propios esfuerzos y expresen sus opiniones sobre las actividades más importantes para el futuro.

Se realizaron entrevistas grupales dirigidas a los principales socios y aliados en cada país (agencias de cooperación multi y bilaterales, Programas Nacionales de VIH/SIDA, Institutos de la Familia ó similares, Fiscalías, ONGs y otros representantes de la sociedad civil) utilizando un instrumento que abarca los siguientes aspectos:
  • PTMI y manejo del SIDA pediátrico;
  • Prevención primaria en adolescentes;
  • Análisis de situación de huérfanos y niñez vulnerabilizada por el VIH/SIDA;
  • Procesos de consulta para HNV;
  • Mecanismos de coordinación para atender a los HNV;
  • Planes y programas de monitoría y evaluación de HNV; y
  • Apoyo médico y social a padres y familiares que viven con VIH/SIDA.
Mediante una serie de preguntas se buscó el consenso del grupo en cada aspecto que posteriormente fue consolidado. Además se hicieron una serie de preguntas para conocer las opiniones sobre cuáles son los aspectos en donde hubo menor avance y las razones para ello, así como las sugerencias para mejorar estos aspectos ó qué les gustaría ver modificado en el futuro.
Resultados: 

En toda la región, la mejor respuesta se observa para las actividades de PTMI, la atención del SIDA pediátrico y la prevención del VIH en adolescentes, mientras que los procesos de consulta, programación y monitoría y evaluación para huérfanos y otra niñez vulnerabilizada por el VIH/SIDA son las áreas más débiles, contrario a lo que sucede en África. Igualmente, se observa que existe una percepción de mejoría sostenida, para todos los aspectos evaluados, cuando se comparan los avances entre el año 2001 (año en que se celebró la Sesión Especial sobre VIH/SIDA en Naciones Unidas) y el año actual, 2005.

 

En el caso de Belize, las mejores percepciones están para los aspectos que tienen que ver con los procesos de análisis de situación y consulta para HNV y en menor grado en prevención primaria, servicios sociales y PTMI. Es notable el poco avance que ha habido en aspectos de coordinación, planeación y monitoría y evaluación de los aspectos relacionados a niñez vulnerable.

 

En el caso de Guatemala, son notables los avances percibidos en prevención primaria y PTMI-SP. Además, se observa como a los aspectos relacionados a HNV, existe la preocupación que se les ha prestado poca atención en este país, ya que la situación no ha mejorado (o se ha modificado muy poco) desde 2001. Es de resaltar que como país es el que muestra los menores avances cuando se compara con los otros.

 

En Honduras se observa, en general, la mejor auto-evaluación y en forma sostenida para casi todos los aspectos, excepto para monitoría y evaluación de niñez vulnerabilizada. En aquellos aspectos en que el avance era mínimo ó nulo en 2001, han alcanzado los porcentajes más altos de la sub-región.

 

En Panamá, después de Honduras, es donde se encontró la mejor opinión de los entrevistados en todos los aspectos consultados, siendo notable los avances en la prestación de servicios a la familia y los procesos de consulta y coordinación para HNV por VIH/SIDA, en segundo lugar resaltan las respuestas para prevención primaria y PTMI.

 

En Honduras, seguido de Panamá, se presentan las opiniones más positivas acerca de la propia respuesta nacional, mientras que Guatemala tenía la opinión más baja de su propio esfuerzo, seguido de Nicaragua.

 

Cuando se preguntó sobre “qué es lo que más les gustaría ver que sucediera en el futuro”, la respuesta más frecuente en todos los países fue la iniciación de la educación sexual a una edad más temprana, alrededor del 1er. grado de primaria (6 años de edad).

 

Otro de los aspectos que son comunes en los países es la falta de suministro sostenido y constante de los insumos (pruebas de detección del VIH, reactivos, medicamentos ARV y antibióticos y, en especial, sus presentaciones pediátricas, fórmulas lácteas, etc.). La necesidad de reforzar la capacidad, habilidades y compromiso de las instituciones de gobierno, fue una preocupación común, especialmente a la luz de nuevos financiamientos y necesidad de mostrar impacto a corto plazo en estos aspectos. Se resalta también, la necesidad de desarrollar e implantar protocolos de manejo y tratamiento comunes y estandarizados entre los Ministerios de Salud y las instituciones de seguridad social en aspectos de PTMI y atención del SP, con lo que se podría ayudar a reducir costos y disminuir las posibilidades de resistencia a los medicamentos utilizados.

 

PTMI implica además de la prevención del VIH en el recién nacido, el seguimiento adecuado del mismo, la atención integral a la madre (además, para evitar nuevos huérfanos), la prevención del embarazo en la mujer VIH positiva “consejería pre-concepcional”, cuando ella esté de acuerdo, y la prevención de la infección en la mujer en edad fértil, pero para estas dos últimas estrategias, los países no han definido ni implementado acciones específicas.

 

En cuanto a prevención primaria de la transmisión del VIH en adolescentes y jóvenes, es evidente que los esfuerzos han ido más orientados a brindar conocimientos, que a lograr el cambio de comportamiento de ellos y ellas: por ejemplo, el desarrollo de habilidades para la vida, que en el Caribe de habla inglesa (y en Belize) se está implementando con el apoyo decidido de los Jefes de Estado.

 

En algunos países los condones no pueden ser entregados a los jóvenes menores de 18 años y tampoco pueden solicitar la prueba del VIH sin el consentimiento de sus padres. Por otro lado, en los casos que puedan acceder a los condones, estos deben ser comprados ya que no existen programas de suministro gratuito de los mismos. Igualmente, el involucramiento de los Ministerios de Educación es mínima ó se inicia la educación en forma tardía, evitándose a veces tocar algunos temas que son cruciales para la formación de los y las jóvenes, lo que los lleva a buscar información de sus pares, que no es la mejor, ni la más calificada. Además, especial atención se debe brindar a los adolescentes y jóvenes en riesgo especial, como aquellos que forman parte de pandillas (o maras), aquellos que realizan trabajos, adolescentes sexualmente explotados, niños abusados, jóvenes homosexuales, etc.

 

Según el informe, es necesario buscar estrategias y visualizar mejor las relaciones sexuales intergeneracionales, ya que los adolescentes y jóvenes se infectan por VIH, inicialmente de sus relaciones con adultos y personas mayores. Sin embargo, los marcos legales no siempre permiten identificar el abuso sexual ni a los abusadores. Una situación que se logró detectar es la poca inversión que los distintos proyectos hacen en esta área de prevención entre adolescentes y jóvenes, especialmente dirigidos a aquellos en riesgo especial.

 

En cuanto a huérfanos y niñez vulnerable por el VIH/SIDA, solo Honduras y Belice han realizado sus análisis de situación y desarrollado planes para la atención de los HNV. Estos dos aspectos se incluyen en la declaración de compromisos de UNGASS de 2001. En este momento se terminaron en Guatemala, Nicaragua y Panamá, estudios sobre huérfanos y otros niños y niñas vulnerables por VIH/SIDA en poblaciones afro-descendientes. Una vez realizados estos estudios se procederá a realizar Planes de Acción Nacionales para la atención de HNV.

 

Igualmente, es necesario fortalecer el apoyo socio económico y la reinserción de sus padres y madres, para asegurar el bienestar de los que aunque no sean huérfanos, están siendo afectados por la epidemia. Para ello urge además que el estado se involucre y lidere estos programas y políticas.

Source: 

Material enviado a La Iniciativa de Comunicación por la oficina de UNICEF Tacro el 24 de enero de 2007.